huellas

Huellas fosilizadas revelan el extraordinario viaje prehistórico de una madre y su niño.

Huellas fosilizadas muestran a un adulto pequeño, probablemente una mujer caminando casi una milla a través del semillero de cazadores hace 13.000 años.Es el rastro más largo conocido de huellas humanas primitivas jamás encontrado.

La caminata de 1,5 km fue descubierta en Nuevo México y también muestra que la ruta humana fue cruzada más tarde por un mamut y un perezoso gigante. Un análisis separado de la playa, el lecho de un lago seco, revela que el área también era popular entre los gatos dientes de sable, los lobos, los bisontes y los camellos. Durante este período de la historia, hace unos 13.000 años, los humanos cazaron algunos de estos animales y fueron cazados por otros, lo que hizo que el viaje fuera extremadamente peligroso.

Los científicos han descubierto el extraordinario viaje prehistórico de una madre aterrorizada y su niño pequeño a través de un lecho de río fangoso frecuentado por depredadores antiguos.

huellas1

En la imagen, la impresión de un artista de cómo pudo haber sido el traicionero viaje.

El análisis muestra que el adulto se escurrió por un terreno fangoso caminando rápidamente mientras cargaba a un niño.

La pareja, probablemente consciente del peligro en el que se encontraban, nunca se desvió de un camino perfectamente recto, para minimizar el tiempo de exposición.

hue3

Durante la mayor parte del viaje, hay un par de huellas, las del adulto. Pero en algunos lugares, a estos se les une una serie de pequeñas huellas de niño ( foto)

hue4

El lodo bajo los pies dificultaba su marcha, pero también inmortalizó sus huellas.

En un artículo para The Conversation, el profesor Matthew Robert Bennett y la profesora Sally Christine Reynolds de la Universidad de Bournemouth escriben: El suelo estaba mojado y resbaladizo por el barro y caminaban a gran velocidad, lo que habría sido agotador.

«Estimamos que caminaban a más de 1,7 metros por segundo; una velocidad de marcha cómoda es de 1,2 a 1,5 metros por segundo en una superficie plana y seca».

hue5

Los investigadores saben que la mujer y su hijo tenían prisa debido a la forma y profundidad de las huellas, que fueron escaneadas en 3D.

Durante la mayor parte del viaje, hay un par de huellas, las del adulto. Pero en algunos lugares, a estos se les une una serie de pequeñas huellas de niños.

Los investigadores especulan que esto pudo haber sido cuando el adulto, que estaba cargando al niño pequeño, colocó al niño para cambiar de cadera o descansar.

Descansar en esta área habría sido arriesgado, ya que las huellas revelan que estaba plagado de bestias peligrosas, todas capaces de matar a los viajeros.

Dondequiera que iban los dos, el adulto regresaba por el mismo camino unas horas más tarde, pero esta vez estaba sola.

hue6

Sin la necesidad de cargar con un niño inevitablemente irritable, a la madre le resultó más fácil pasar por esta tierra hostil.

‘El camino cuenta una historia notable. ¿Qué estaba haciendo este individuo solo y con un niño en la playa, moviéndose con prisa? dicen los investigadores en The Conversation.

¿Estaba enfermo el niño? ¿O se lo estaba devolviendo a su madre? ¿Llegó una tormenta rápidamente y tomó por sorpresa a la madre y al niño?

La investigación se publicó en Quaternary Science Reviews.