perros calle chalecos reflectivos

Chalecos reflectivos y collares luminosos para proteger a los perritos de la calle

La salvadora Lydia «Cucha» Maldonado asumió la tarea de salvar la vida de muchos perros de la calle.

Lydia Maldonado, a la que llaman cariñosamente “Cucha”, no duerme tranquila cuando sabe que hay un perrito abandonado sufriendo en las calles.

En este barrio de Puerto Rico cuidan a los perritos de la calle, no sólo los alimentan, también buscan prevenir accidentes.

perros chalecos reflectivos calle

En muchas ciudades latinoamericanas, se vive una situación critica relacionada con los perros de la calle.

En las ciudades de todo el continente, suele verse una gran cantidad de perros sin dueño viviendo en las calles, tratando de ganarse un poco de comida o un lugar para dormir sea de día o de noche. Incluso si las autoridades estuvieran dispuestas a hacerlo, las autoridades no tienen los recursos ni la capacidad para brindar una solución pronta a esta situación.

Esto llevó a los ciudadanos de Cataño, un municipio de Puerto Rico a resolver el problema ellos mismos se inventaron unas soluciones muy creativas. La solución de Lydia «Cucha» Maldonado fue simple, pero muy efectiva.

Lo que hizo esta mujer amante de los perros fue conseguir chalecos reflectivos. Los llevaba en su auto y los distribuía a cada perro que encontraba en su camino. De esta manera, permitió que cada uno de estos perritos que transitara por las noches los autos los verían. No solo eso, verlos también aumenta en gran medida la posibilidad de que alguien en el automóvil se compadezca de ellos.

Entrevistada por un medio local, la benefactora explicó sus motivos:

“Lo que quiero es que haya más conciencia hacia nuestros animales, ellos no hablan, pero con la mirada te dicen muchas cosas.

Pasan muchos carros a gran velocidad y se está tratando de poner unos reductores, pero mientras tanto, primero les puse un chalequito reflector, pero ellos jugando, se los quitan. Hace como dos semanas conseguí los collares con lucecitas y todo el mundo está bien contento”

Negri, es una de las últimas peluditas que ayudó Lydia y aunque inicialmente no quería ser ayudada, con el paso del tiempo aprendió que era por su bien y ahora cuando está totalmente sana, ella lo sabe agradecer.

pc

Poco a poco fui negociando con ella. Era tan arisca que no se dejaba tocar y ahora va donde mí y me lame la cara. Yo le hablo y le digo: ‘ves que no es tan difícil, ahora tienes un techo donde comer y no tienes que ir por ahí buscando qué comer en la calle’ – Contó Lydia Maldonado,

LYDIA, UNA HEROÍNA AL RESCATE DE LOS MENOS FAVORECIDOS.

Creditos: UPSOCL – ZOOCLOUD

¿Sabías qué…? De cada 10 perros que nacen en el mundo, solo uno encuentra un hogar permanente para vivir toda su vida.

No te vayas! Aún hay más noticias de interés.